Un embudo de ventas, que algunas veces también se le llama embudo de marketing o funnel de conversión, ilustra la idea de que todas las ventas empiezan con un gran número de clientes potenciales y terminan con un número mucho menor de personas que finalmente terminan comprando tu producto o servicio.

El embudo de ventas es uno de los términos estrella entre las pequeñas y medianas empresas que buscan ser más rentables.

Si es la primera vez que oyes hablar de ello, es normal que te suene extraño al principio. Pero este concepto es clave para convertir un negocio desconocido y casi inexistente en una descomunal máquina de hacer billetes, con tan solo un abrir y cerrar de ojos.

La importancia de los embudos de venta es tal, que ahora puedes encontrar a expertos cualificados que han desarrollado su carrera profesional diseñando e implementando funnels de ventas para todo tipo de negocios.

Para que lo entiendas mejor: un embudo de ventas tiene el mismo diseño que un embudo real, lo puedes imaginar, ¿verdad?

Tiene forma de cono, es hueco, ancho por arriba y estrecho por abajo. Solo que en lugar de servir para trasvasar sustancias, lo que hace es dejar dentro solo a aquellos individuos que, finalmente, acabarán siendo tus clientes.

La principal característica de un funnels de ventas, es que, a diferencia de los embudos reales, no todo lo que entra por la parte ancha llega al otro lado.